Terapia sexual y pareja

Psicólogos Terapeutas, podemos ayudarte, pregúntanos!!!

En terapia psicológica aplicada a la sexualidad, entendemos que el sexo no es sino la forma de contacto más íntima. Por lo tanto, en este contacto, ya sea con uno mismo o con el otro, fácilmente aparecen miedos, inseguridades, conflictos.

Estas dificultades a modo de síntoma, pueden aparecer en forma de impotencia, vaginismo, eyaculación precoz, anorgasmia u otros problemas que se pueden manifestar en las relaciones sexuales, pero en el fondo estamos hablando de cómo se relaciona esa persona o esa pareja, consigo mismo, con su cuerpo, su autoestima, su relación con el miedo o deseo, con su placer. Ahí ponemos el foco en la Terapia, sin olvidarnos que es importante atender el síntoma ya que nos está haciendo sufrir, buscamos una mirada profunda de forma que cada persona se pueda hacer más consciente de todo lo que su sexualidad expresa.

A veces la terapia sexual aparece ligada a la terapia de pareja, las relaciones de pareja no son fáciles. La pareja va traspasando diferentes etapas y fases en las que las necesidades van cambiando. A veces se acumulan conflictos y asuntos no expresados, lo que puede llevar a discusiones, desconfianza, incomunicación o sentimientos de soledad. Así la vida sexual evidentemente se resiente.

Muchas veces desde la convivencia y los problemas del día a día, es difícil tener la perspectiva suficiente para darse cuenta de qué está pasando en una relación cuando tenemos la sensación de que algo no va bien, y es a través de algún síntoma, como dificultades en la vida sexual cuando acudimos a terapia.

El psicólogo, por lo tanto, es una buena opción para parar y reconectar con la propia sexualidad, deshaciendo enredos que se hayan ido formando y consiguiendo volver a disfrutar del contacto y el sexo.